A Estrada, cuna del Versalles Gallego

IMG_6495
Con más de 20.000 habitantes y medio centenar de parroquias, A Estrada es nuestra parada de hoy. Si deseas un plan de todo un día que no te obligue a realizar una gran cantidad de kilómetros desde Casa de Marcelo, hoy te proponemos un recorrido por uno de los municipios de mayor extensión de toda España. Lo encontrarás a escasos minutos de aquí.
Conocido por su industria del mueble, entre los atractivos turísticos más destacados del territorio municipal figura el Pazo de Oca. Un remanso de tranquilidad en el que el agua, las numerosas especies de flora de su exterior o sus muros pétreos lo han convertido en marco de todo tipo de eventos o incluso en plató cinematográfico. Cuando visites el también conocido como Versalles Gallego, no olvides recorrer el mágico paseo de tilos o detenerte en sus estanques, dedicados a la virtud y a la vanidad.
El patrimonio arquitectónico estradense tiene en la Torre de Guimarei, en ruinas, otro de sus máximos exponentes. No te vayas sin pararte además frente a la iglesia de la parroquia de Codeseda, en la que destaca su ábside, o ante la escultura que -ante el templo del casco urbano- Asorey dedicó a la Inmaculada.
Si en tus preferencias ocupa un lugar primordial el medio ambiente, estarás en el lugar adecuado. El Monte Cádavo -con magníficas vistas-, la Lagoa Sacra de Olives, el Areal de Berres, las Fervenzas de Curantes o Callobre o los cotos pesqueros de Couso, Sinde o Ximonde son auténticas joyas naturales.
Al disfrutar de A Estrada o sus atractivos, es fácil que uno se encuentre de golpe con su apetito. En este caso, el viaje te permitirá degustar su plato tradicional: el salmón. En el municipio, el monarca fluvial presenta muy distintas elaboraciones y, señalan los expertos, encuentra su compañero ideal de mesa y mantel en la sidra producida en territorio local.
¡Buen viaje!

Ruta da Pedra e da Auga

6909692409_0e2ef5efe7_b

Impresionantes paisajes. Si hubiese que escoger una entre las muchas cualidades de la Ruta da Pedra e da Auga, las vistas que este sendero nos depara son de las más hermosas que conocemos. En el municipio de Meis, esta ruta discurre por el entorno del río Armenteira, donde el visitante descubre la piedra y el agua que, hace años, formaban parte de todo un tejido productivo ligado al uso de los molinos por parte de los vecinos.
Son precisamente los medio centenar de molinos que pueblan esta ruta los grandes compañeros de viaje. Algunos en mejor estado de conservación que otros, todos guardan el encanto de hablar, en presente, de un tiempo pasado y realmente activo.
Si el paseo es en si mismo una experiencia para los sentidos, el punto final de esta ruta nunca defrauda: con la Abadía de Santa María de Armenteira. Antes de llegar, la Ruta da Pedra e da Auga permite contemplar todo tipo de especies de flora o fauna, dejarse seducir por leyendas o, si el tiempo lo permite, incluso darse un baño en el cauce fluvial.
¿Una recomendación? Si ya has realizado este camino a pie, ¡prueba ahora en bicicleta!